Monday, February 20, 2017

Popol Vuh y antiguo relieve maya revelan viajes transoceánicos hace más de 3.000 años

Portada - La Tercera Creación del Universo por los Señores Divinos de Toniná, Garra de Jaguar (izquierda) y Kinich Baknal Chaak (derecha). Museo Nacional de Antropología, Ciudad de México. (CC BY SA 4.0)

El Popol Vuh, un corpus de narraciones mitológicas e históricas vinculadas a los pueblos Quiché-Maya, y la Estela 5 de Izapa, una losa de piedra labrada con relieves hallada en el antiguo yacimiento arqueológico mesoamericano de Izapa (México), aportan una fascinante visión de la historia mexicana. De hecho, tanto la estela como el Popol Vuh podrían revelar que algunos de los ancestros de los Quiché-Maya llegaron a América por mar.

El Popol Vuh revela un origen extranjero

En la traducción al inglés del Popol Vuh podemos leer: “Esto lo escribiremos ya dentro de la ley de Dios, en el Cristianismo, lo sacaremos a la luz, porque ya no se ve el Popol Vuh, el Libro del Consejo, donde se veía claramente “La Luz que vino del otro lado del mar”, la narración de “Nuestro lugar entre las sombras”, y se veía claramente “El nacimiento de la vida.” (Tedlock, 1992, pág.63).
El Popol Vuh se refiere a los ancestros que llegaron del este, lo que supone una afirmación realmente significativa. Al este de los mayas se encontraría la región del Golfo de México.
Continúa el Popol Vuh: “No sabían a dónde se dirigían. Hicieron esto durante largo tiempo, cuando estaban allá en las praderas: los hombres negros, los hombres blancos, pueblos de muchos rostros, de muchas lenguas, vacilantes, allá en el límite del cielo” (Tedlock, 1992, págs.149-150).
Traducción del Popol Vuh realizada en el siglo XVIII. (Public Domain)
Traducción del Popol Vuh realizada en el siglo XVIII. (Public Domain)

La Estela 5 de Izapa coincide con el Popol Vuh

El arte de la región de Izapa se caracteriza por las estelas de piedra verticales halladas en el yacimiento de Izapa, situado cerca de Tapachula, en el estado de Chiapas. Izapa se encuentra en la llanura de la costa del Pacífico, en una zona conocida como Soconusco.
La estela número 5 de Izapa es una de las muchas estelas con relieves descubiertas en Izapa y que datan aproximadamente del período comprendido entre el 300 a. C. y el 50 a. C. Este monumento presenta interesantes imágenes iconográficas que confirman algunos de los relatos migratorios transmitidos de generación en generación por los antiguos mesoamericanos.

Fotografía nocturna de la Estela 5 en las ruinas de Izapa, Tapachula, México. (CC by SA 3.0)

Fotografía nocturna de la Estela 5 en las ruinas de Izapa, Tapachula, México. (CC by SA 3.0)
La investigación realizada por New World Archaeological Foundation (‘Fundación Arqueológica Nuevo Mundo’) apunta a que este asentamiento ha estado habitado ininterrumpidamente desde el 1500 a. C. Mucho de lo que sabemos acerca del arte de Izapa nos llega de las obras Izapa Relief Carving (‘Relieves de Izapa’, 1984), de Virginia Smith, Izapa Sculpture (‘Esculturas de Izapa’, 1976) y Izapan-Style Art (‘El arte de Izapa’, 1973). Garth Norman, de la Fundación Arqueológica Nuevo Mundo, ha hecho públicas muchas de las estelas de piedra y altares hallados en Izapa y ha hablado en profundidad de su probable significado religioso.

Simbología de la Estela número 5

La estela número 5 incluye numerosos elementos glíficos comunes a otras piezas preclásicas, entre ellos el jaguar, cascadas de agua, montañas, aves, dragos (un tipo de árbol), serpientes y peces, además de otros motivos. Esta estela aporta además gran cantidad de elementos relacionados con las tradiciones maya y mexicana, como analizó Norman de forma precisa (páginas 165-236). Algunos factores e ideas de los que no se ha tratado en profundidad en relación con esta estela son los elementos vinculados a la religión olmeca y las tradiciones migratorias de los antiguos mesoamericanos.

Leyendas mesoamericanas de antiguas migraciones

Los mayas no fueron los primeros en habitar el Yucatán y las demás regiones cercanas al Golfo de México. Resulta evidente por las tradiciones mayas y los objetos recuperados de numerosos yacimientos arqueológicos mexicanos que una raza diferente vivía en la región antes de que se asentaran en ella los pueblos de etnia maya. Las evidencias lingüísticas sugieren que un nuevo grupo humano que hablaba una lengua diferente de la maya llegó a la región del Golfo de México hacia el 1200 a. C.
M. Swadesh (1953) ha presentado pruebas de que, hace por lo menos 3.200 años, un grupo humano que no hablaba una lengua maya se introdujo como una cuña entre los huastecas y los mayas.
Ruinas de Izapa, Chiapas, México. (Eduardo Robles Pacheco / flickr)
Ruinas de Izapa, Chiapas, México. (Eduardo Robles Pacheco / flickr)
Las tradiciones citadas por Bernardino Sahagún, un sacerdote misionero que participó en la evangelización católica de México, registran la historia de los asentamientos en México. Sahagún escribe que estos “colonos orientales de México desembarcaron en Panotha, en el Golfo de México. Ahí se quedaron por un tiempo hasta que emigraron al sur en busca de montañas.”
Fray Diego de Landa, en su obra Relación de las cosas de Yucatán, escribió que “algunos ancianos de Yucatán dicen haber oído de sus antepasados que este país estaba habitado por cierta raza llegada del Este, a la que Dios distribuyó abriendo para ellos doce caminos a través del mar” (pág. 28)
Esta tradición es la más interesante, ya que probablemente se refiere a las doce corrientes migratorias que desembocaron en México. Esta hipótesis se sustenta además en la Estela 5 de Izapa. En ella podemos ver un grupo de hombres surcando las olas a bordo de una embarcación.
Dibujo del relieve de la Estela 5 de Izapa. (CC by SA 3.0)
Dibujo del relieve de la Estela 5 de Izapa. (CC by SA 3.0)
Está claro que la Estela número 5 no es únicamente un árbol de la vida simbólico. Su relieve da credibilidad a los relatos tradicionales mencionados por fray Diego de Landa, en los que se narra que estos pueblos realizaron doce migraciones con destino al Nuevo Mundo. En el centro de la embarcación de la Estela número 5 observamos un árbol de gran tamaño. Este árbol tiene siete ramas y doce raíces. Las siete ramas probablemente representen los siete clanes principales de los inmigrantes, mientras que las doce raíces del árbol extendiéndose hacia el agua desde la barca probablemente simbolicen los “doce caminos a través del mar” de los que habla fray Diego de Landa.
Esta estela también confirma la tradición documentada por el famoso historiador maya Ixtlixochitl por la que algunos pueblos habrían llegado a México en “barcos de corteza de árbol” y desembarcado en Potonchán, asentándose en la región.
Los relatos mayas sobre migraciones y los relieves de la Estela 5 de Izapa probablemente estén relacionados con un segmento de la antigua población mesoamericana que llegó en embarcaciones a Panotha o Pantla (los huastecas) y se desplazó a lo largo de la costa hasta alcanzar lo que hoy es Guatemala. Este pueblo correspondería al grupo humano de lengua no maya detectado por Morris Swadesh y que se habría asentado entre mayas y huastecas hace unos 2.000 años.
Imagen de portada: La Tercera Creación del Universo por los Señores Divinos de Toniná, Garra de Jaguar (izquierda) y Kinich Baknal Chaak (derecha). Museo Nacional de Antropología, Ciudad de México. (CC BY SA 4.0)
Este artículo fue publicado originalmente en www.ancient-origins.net y ha sido traducido con permiso.

Fuentes:
Fray Diego de Landa, Yucatan Before and After the Conquest. Traducción al inglés de William Gates (1937), http://store.doverpublications.com/0486236226.html
Garth Norman, Izapa Sculpture, 1976.
Jacinto Quorate, Izapan-Style Art, 1973.
Virginia Smith, Izapa Relief Carving, Studies in Pre-Columbian Art and Archaeology, No. 27, 1984.
http://www.ancient-origins.es

¿Teletransportación? La Increíble Historia del Soldado Gil Pérez ocurrida en el Siglo XVI





l teletransporte consiste en el traslado de una persona u objeto de un lugar a otro instantáneamente. Existen numerosos relatos de personas que supuestamente han desaparecido de repente, y podemos encontrarnos con este fenómeno en los mitos y leyendas de muchas culturas.



En los últimos siglos, ha habido muchos rumores en torno al teletransporte que aún están por explicar. Uno de lo incidentes más famosos de este tipo tuvo lugar en 1593 cuando un soldado extrañamente vestido apareció entre los centinelas que guardaban la Plaza Mayor de Ciudad de México.

Este soldado vestía lo que parecía ser el uniforme de un guardia, pero que no se parecía en absoluto al que llevaban el resto de guardias que le rodeaban. Es el caso de Gil Përez, un soldado acantonado en Filipinas que apareció repentinamente en México, a más de 9.000 millas náuticas de Manila, donde se encontraba. Un caso que figura en los registros oficiales de México y que nunca se ha resuelto.
Un típico soldado español
                                  

La historia de Gil Pérez se remonta al siglo XVI, cuando era soldado español y guardia del Palacio del Gobernador de Manila, en Filipinas. Su vida era más o menos la típica de un soldado durante esta época hasta la mañana del 24 de Octubre de 1593. Ese día, Pérez estaba de guardia en el palacio cuando algo bastante extraño ocurrió.
De un palacio a otro
Al ser el día cada vez más caluroso, Gil decidió descansar apoyándose en una de las paredes del palacio y cerró los ojos por un momento. Tras abrir los ojos pocos segundos después, Gil se dio cuenta de que ya no estaba en el palacio, sino apoyado en la pared de un edificio completamente diferente.
Aún vestía el uniforme de los guardias del Palacio del Gobernador de Manila, que no resultaba nada familiar en aquel lugar, y la gente empezó a acercársele para hacerle preguntas. Pérez admitió que aunque se daba cuenta de que ya no estaba en Filipinas, no tenía ni idea de dónde se encontraba ni de cómo había conseguido llegar hasta allí.
Gil Perez en México

Cuando los oficiales le explicaron que se encontraba en Ciudad de México, Pérez se negó a creerlo, replicando que había recibido órdenes en la mañana del 23 de Octubre en Manila y que era imposible que hubiera llegado a Ciudad de México en la tarde del 24.
Pérez fue llevado ante el Tribunal de la Santa Inquisición y allí se interrogó al soldado exhaustivamente. Al parecer contó a las autoridades que había viajado de Manila a México “en menos tiempo de lo que tarda en cantar un gallo.” Durante el interrogatorio, Përez repitió la misma historia una y otra vez, siendo recogido su testimonio por el fraile Gaspar de San Agustín. He aquí las declaraciones de Pérez tal y como las transcribió el fraile:
“Mi nombre es Gil Pérez,” testificó el soldado. “En cuanto a estar aquí de guardia, hago en la medida de lo posible lo que se me ordenó. Se me ordenó esta mañana montar guardia a las puertas del Palacio del Gobernador de Manila. Sé muy bien que este no es el Palacio del Gobernador y evidentemente no estoy en Manila. Por qué o cómo ha podido ocurrir, lo desconozco. Pero estoy aquí, y este es algún tipo de palacio, así que cumplo con mi deber en la medida de lo posible. La pasada noche, al gobernador de las Filipinas, Su Excelencia don Gómez Pérez das Mariñas, le cortaron la cabeza con un hacha y murió por esta causa.”
El asesinato del gobernador
El Gobernador de las Filipinas había sido asesinado por remeros chinos cuando se dirigía con una flota de galeras a sitiar Ternate, en Cavite. Deseando mostrar un gesto de buena voluntad, Das Mariñas no encadenó a los remeros, como era costumbre en la época, y les permitió llevar armas. Tres días después de que Das Mariñas zarpara de Manila, los chinos le mataron, a él y a la mayor parte de sus hombres mientras dormían, apoderándose de la galera.
Salvado por un galeón

Los miembros del tribunal de la Inquisición no creyeron la historia de Pérez, y le encerraron en prisión por deserción reconocida y la posibilidad de encontrarse al servicio de Satanás. Durante dos meses, Pérez permaneció en un calabozo de Ciudad de México, hasta que llegó un Galeón (barco mercante Español) procedente de Manila. Trajo nuevas de que el Gobernador Das Mariñas había muerto asesinado en las Molucas por piratas, justo como Pérez había descrito meses antes. Más aún, uno de los pasajeros del barco reconoció a Gil y juró haberle visto en Filipinas el 23 de Octubre marchando con la guarnición del palacio.
El Santo Tribunal de la Inquisición de México pareció no tener otra opción que creer la historia de Pérez, que fue consiguientemente liberado de la cárcel y enviado a casa. Pérez regresó a las Filipinas y se reintegró a su antiguo puesto como guardia del palacio, llevando al parecer a partir de entonces una vida ordinaria y tranquila.
Un misterio sin resolver

La historia es un intrigante caso acerca del teletransporte que ha llegado hasta nosotros después de 400 años. Algunos historiadores, como Mike Dash, objetan que el incidente solo figura en textos escritos de un siglo después de que supuestamente tuvieran lugar los hechos y alberga grandes dudas sobre su autenticidad. Otras fuentes afirman que la historia es lo suficientemente creíble y que incluso existe un documento que atestigua su veracidad que puede ser consultado todavía en los archivos de Sevilla y Ciudad de México.
Como en el pasado, sigue siendo a día de hoy un enigma de la historia sin resolver.
www.ufo-spain.com

La cueva Son Doong en Vietnam

Fue encontrado en Vietnam en 1991 por un agricultor de la zona, pero las primeras personas que exploraron la cueva fueron expertos británicos en 2009 quienes nunca imaginaron que hallarían algo extraordinario en su interior.

La cueva Son Doong en Vietnam es la cueva más grande del mundo. Un recorrido por el interior de la cueva es algo extraordinario; contiene una jungla, un río y tiene mucho espacio que podría caber un rascacielos de 40 pisos.

La enorme cueva está situada 280 millas al sur de la capital, Hanoi, en el parque nacional vietnamitaFonio Nha-Ke Bang. Tag along en este mundo subterráneo uno puede ser inspirado por la belleza de la naturaleza.

Son Goong se traduce como ‘una cueva de río y de montaña.’ Fue creado hace 2-5 millones de años por el agua del río erosionó la piedra caliza debajo de la montaña.
Fue encontrado en 1991 por un agricultor de la zona, pero las primeras personas que exploraron la cueva fueron expertos británicos en 2009.
La cueva en su conjunto se estima que tiene 87 millas de largo.
Contiene su propia vida animal, lagos, bosques, playas y un río.

Muchas cuevas tienen reliquias de una edad prehistórica, como estatuas o pinturas en las paredes de la montaña. Pero nada comparado con lo que se ha encontrado en Son Doong.

Los primeros turistas visitaron la cueva en 2013.

Se ofrecen visitas guiadas. Tienen una duración de 7 días y los visitantes pueden pasar sus noches acampando en el interior de la cueva. El costo total por persona es de alrededor de 2.300 $.

La cueva tiene también perlas raras que se forman cuando el agua cargada de minerales que gotea desde el techo de una cueva cae demasiado rápido para formar una estalagmita. En cambio, el agua que gotea forma una pequeña bola de depósitos minerales que se convierte en una pequeña perla mineral.

Fuente: Este artículo fue publicado originalmente en Whydontyoutrythis.com

Los Círculos de piedra de Senegambia son el grupo más grande de los complejos megalíticos en el mundo



Los Círculos de piedra de Senegambia se encuentran en el centro de Senegal, Janjanbureh, el norte de Gambia. Las piedras que forman estos círculos son más o menos 2 metros de altura y pesar hasta 7 toneladas cada uno.
Las piedras más grandes, situados en N'Jai Kunda, puede pesar al menos 10 toneladas. Cada círculo de piedra contiene alrededor de 10 a 24 piedras de pie.
A los círculos de piedra en Senegambian Wassu.  Autor de la foto
Círculos de piedra senegambiana en Wassu. Autor de la foto


Todas las piedras en cualquier círculo dado son por lo general la misma altura y tamaño.  Autor de la foto
Todas las piedras en cualquier círculo dado son por lo general la misma altura y tamaño. Autor de la foto
Cuatro de estos grupos de círculos han sido seleccionados como representantes de un lugar en el patrimonio de la humanidad. Se dividen en la Wassu (Gambia) y los círculos Sine-Saloum (Senegal).

Entre estas cuatro áreas principales, hay aproximadamente 29, 000, 17 000 piedras, monumentos y 2, 000 sitios individuales.

Sine Ngayène es la mayor de las cuatro áreas.  Autor de la foto
Sine Ngayène es la mayor de las cuatro áreas. Autor de la foto


Los monolitos se encuentran en círculos, círculos dobles, aislados, o de pie, aparte de los círculos.  Autor de la foto
Los monolitos se encuentran en círculos, círculos dobles, aisladas o de pie, aparte de los círculos. Autor de la foto
Juntos, los círculos de piedra de pilares de laterita y sus túmulos asociadas presentan un paisaje vasto y sagrado creado a lo largo de más de 1, 500 años.
Hasta el día de la verdadera relación entre los túmulos y los círculos de piedra aún no se ha comprobado plenamente.
No está claro si los enterramientos son anteriores a los círculos, ya sea que son contemporáneos, o si tal vez los círculos son anteriores a los enterramientos.
También se encontraron fragmentos de cerámica esparcidos por todo el sitio, enterrados en diferentes capas de tierra.  Autor de la foto
También se encontraron fragmentos de cerámica esparcidos por todo el sitio, enterrados en diferentes capas de tierra. Autor de la foto
Según la historia, estos círculos se construyeron alrededor de montículos de reyes y jefes, siguiendo las tradiciones de enterramiento reales del antiguo imperio de Ghana.

La construcción de los monumentos muestra evidencia de una sociedad próspera y organizada sobre la base de la cantidad de trabajo requerido para construir este tipo de estructuras. Algunos historiadores creen que los constructores de estas piedras eran los Serer.
Esta hipótesis se deriva del hecho de que el Serer todavía utilizan casas funerarias como las que se encuentran en Wanar. En cualquier caso, el verdadero propósito de los círculos de piedra y sus constructores y llenas de misterio.

Los círculos de piedra Wassu sobre Gambia billete de 50 dalasi.  Autor de la foto
Los círculos de piedra Wassu sobre Gambia billete de 50 dalasi. Autor de la foto


La función de estos círculos de piedra sigue siendo un misterio.  Autor de la foto
La función de estos círculos de piedra sigue siendo un misterio. 

Los Círculos de piedra Senegambia pueden no ser tan conocidos como otros monumentos del mundo, pero sus números absolutos son un logro impresionante edificio de forma única.

www.thevintagenews.com